Menu
Inicio
Busqueda
Normas
Jurisprudencia
Articulos
Libros
Foro
Novedades
Links
Historia
- - - - - - - - - - - - -
REGIONES:
PATAGONIA
CUYO
NORTE
LITORAL
CENTRO
PCIA DE BS AS
CIUDAD DE BS AS
Parques Nacionales

Temas de Politica Turistica Argentina PDF Imprimir Correo electrónico

por el Dr. Gonzalo Casanova Ferro

Política Turística: el caso de Argentina


Podría decirse que la vinculación entre la Política y el Turismo padece de los avatares propios de toda confluencia científica actual. A saber: el encuentro de una vieja conocida; la Ciencia Política (con su bagaje de conceptos, valores, recursos, etc.) y un nuevo saber; el del Turismo. En este sentido no es raro verificar que las dudas y cuestiones presentadas a priori no han sido muy distintas de las planteadas en las relaciones Política / Informática, Política / Genética, Política / Medio Ambiente, etc.


Es por ello que nos hemos visto en la necesidad de reflexionar sobre ambas, para subrayar las características distintivas del Turismo y  ratificar o no, las muchas veces arcanas nociones de la política o bien reeditar sus contradicciones, para poder clarificar mejor su relación con el fenómeno al que se la pretende vincular.


En este sentido el caso de la Argentina creemos que puede ser sintomático de una practica que pareciera generalizada en los países de América Latina: la urgencia intuitiva por reformular un sistema turístico que se presume insuficiente (y que tal vez lo sea) pero sin agotar el minimun de reflexión critica sobre el mismo. Es decir; cambiar aunque no se sepa bien porque, como, ni  hacia donde y en consecuencia padecer los ajustes que terminan duplicando fatalmente el esfuerzo político y social. Sin embargo no todo son sombras en el horizonte, en estos dos años de gobierno justicialista, algunas luces producto de una nueva conciencia acerca del fenómeno turístico parecen abrirse paso con aciertos que también merecen destacarse.

La Política


En la libre asociación de ideas si alguien preguntara “¿Que es esto a lo que llamamos política?” Obtendríamos las respuestas mas disímiles; algunos afirmarían que se trata de una Ciencia, otros dirían que es un Arte, otros lo relacionarían con la militancia, etc.


Al decir de Prelot[1] la Política es un concepto que podría construirse tanto desde la historia del vocablo como desde la historia de las ideas. Así algunos de sus tantos significados podrían deducirse por su origen griego: polis, politeia, política, politike.


Pero aun cuando no entremos en estas sutilezas, lo evidente es que al hablar de Política no referimos tanto a un saber como a un hacer. En este sentido cuando decimos de la política de tal o cual país podemos estar aludiendo tanto a su sistema ideológico (capitalista, socialista, etc.) como a un conjunto de medidas adoptadas para una determinada área o problema (la política exterior británica, por Ej.) Dicho de otra forma, podríamos estar considerando la dimensión estratégica o táctica de la política. Siguiendo las ideas de Beaufre[2] y entendiendo la estrategia como una cosmovisión destinada a emplear los recursos necesarios para alcanzar los objetivos e intereses de la Nación y las tácticas como las medidas derivadas, que a mediano y largo plazo permitirían concretarlos.


Al hablar de Ciencia Política Aristóteles[3] la describe como la  Ciencia soberana: “Ella, en efecto determina cuales son las ciencias necesarias en las ciudades, y cuales las que cada ciudadano debe aprender y hasta donde. ¿O no vemos que las facultades mas preciadas están debajo de ella, como la estrategia, la economía domestica y la retórica?. Desde el momento que la política se sirve de las demás ciencias practicas y legisla sobre lo que debe hacerse y lo que debe evitarse, el fin que le es propio abraza los de todas las otras ciencias, al punto de ser por excelencia el bien humano” Si bien es cierto que la política como saber subraya su condición ordenadora, arquitectónica, constructiva no puede ignorarse ni es menos cierto que la política como hacer, como actividad, se asienta en una voluntad opositora, en una voluntad y lucha para alcanzar el Poder como elemento del Estado. Y en este sentido creemos y coincidimos con algunos autores[4] en que la política es si; el arte de hacer posible lo necesario. Donde esto ultimo (lo necesario) surge de los principios de la política fundados en una determinada cosmovisión con vistas a tratar de concretarlos.


Ahora bien, el eje de este hacer, entendemos que parte de la definición de “objetivos e intereses” donde los primeros suelen estar definidos en el texto constitucional o fundante  con cierta vocación de perennidad, mientras que los segundos son expresiones que representan la voluntad colectiva de un pueblo en un momento determinado y que si bien gozan de cierta estabilidad temporal podrían variar por ejemplo de una década a otra. A titulo ilustrativo: Liderar un determinado bloque regional, compartir fondos marinos, participar en el desarrollo de un determinado tipo de tecnología, etc.


La política es pues, un arte y una técnica de gobierno destinada a mejorar las condiciones de vida para un mejor desarrollo del Hombre. La política así entendida es la prudente preocupación o interés teórico practico por el Bien Común.


El Estado, actor fundamental en la relación que pretendemos dilucidar es clave entonces, para la comprensión de la Política en cualquiera de sus dimensiones.


Lamentablemente, como la raíz latina de Estado: “status” no da  muchas pistas sobre su sentido algunos han preferido seguir a Jean Dabin quien argumentaba que el uso había consagrado la palabra para el concepto de “agrupación política suprema”.


Como comunidad políticamente organizada, el Estado posee tres elementos Territorio, Población y Poder, todos ellos inescindiblemente vinculados por una cultura común que convierte dicha unión en mas que la suma de sus partes.


Esta realidad se verifica al recorrer cualquier estado y superar los “mapas mentales”. Porque los mapas resultan ser exactamente eso, meras representaciones bidimensionales[5] que contrastan con una realidad dinámica y poliédrica que se proyecta a las aguas y al espacio. Realidad que se verifica al conocer, al entrar en dialogo con su población, con sus costumbres, su Fe, sus códigos, su calidad de vida y su historia. Realidad que se verifica en el imperium y auctoritas del Estado. Vale decir, dentro de ese Imperium: su capacidad de ordenar la realidad, tanto en términos de fuerza como de recursos patrimoniales y culturales. Y dentro de la Auctoritas el minimun de consenso necesario sobre la percepción de legitimidad de la mayoría de la comunidad.


El Derecho se integra subordinada y coordinadamente a la Política estatal a partir de una doble funcionalidad: Ideológica e Instrumental. Desde la primera refleja la voluntad del llamado poder constituyente, entendido este como capacidad y competencia para dictar la norma fundamental. Desde la segunda permite articular el orden, la arquitectura, la estructura básica de la organización estadual en un conjunto de normas jurídicas. Diferenciadas estas, del resto de las normas (religiosas, morales, etc.) por que a su condición o antecedente le corresponde una consecuencia o sanción que en ultima instancia puede ser coactiva pero siempre reservada a los órganos del propio estado.



El Turismo

El termino “Turismo” también tiene sus dificultades filológicas y conceptuales. Un “tour” es básicamente un viaje circular, una vuelta al origen. Vinculado históricamente a dos épocas: La Edad Media con sus “peregrinaciones” religiosas  (Ej. Santiago de Compostela) y el Renacimiento con los viajes que solían emprender con fines educativos los nobles ingleses a través de las capitales europeas[6]. Por lo que no es errado afirmar que el primer turismo ha sido religioso y cultural. Autores mexicanos subrayan las posibilidades francesas de la voz “tour” como procedente del latín “tornare”[7]. En todo caso las raíces “tour” y “turn” derivadas de “tornus” (girar, tornear, etc) como sustantivo y “tornare” como verbo sumadas al sufijo “ista”, “ismo”; dan cuenta de la idea subyacente[8].


Viajar es conocer y cada turista elige el viaje que mas se ajusta a sus necesidades y expectativas. El Turismo es pues en este sentido una experiencia vivencial: descubrir, otra gente, otro paisaje, otra cultura, otra historia. Es preferir el hecho original al relato del mismo. Planteado de esta forma el mero acto de consumo anónimo no resulta significativo para nadie, aprehender del otro es en cambio un paso, una “Pascua” de la superficie a lo esencial. En términos mas amplios quizás pueda entenderse simplemente como el conjunto de interacciones humanas (transporte, hospedaje, servicio, etc.) derivado del desplazamiento temporal de los turistas.[9]


Pero así como el turismo puede ser definido por y para el turista, también puede y debe serlo para el resto de los actores.


Dicho de otra forma, para una cadena hotelera o un operador de viajes “el turismo” será el objeto de su negocio, para un Estado será una industria; en cambio para un Organismo Internacional como por ejemplo la OMT[10]; constituirá un conjunto de fenómenos que hace falta registrar.


En este sentido, para un operador su definición de turismo estará acotada a “la combinación de los diferentes elementos que se utilizan en los viajes”[11] con vistas a obtener una rentabilidad. Los estados en cambio prefieren pensar en él como una mercancía  generadora de divisas, una actividad compleja que involucra a distintos sectores de la economía. Y cuando se habla entonces de Turismo Activo[12] se hace referencia al ingreso de dinero reflejado en el activo de la Balanza de pagos de un país.


En la definición de la OMT : El Turismo comprende las actividades que realizan las personas durante sus viajes y estancias en lugares distintos al de su entorno habitual, por un periodo de tiempo consecutivo inferior a un año con fines de ocio, por negocios y otros”[13].


Como es fácil de observar ninguna de las definiciones precedentes puede ser considerada como absoluta, dado que el Turismo se caracteriza por ser un fenómeno bidimensional siendo una experiencia personal por un lado y una actividad transversal por el otro lo cual implica que su concepto en este aspecto se construya funcionalmente.


Y si bien la política no debe olvidar el sentido primigenio del Turismo ya que este hace a la esencia de su sustentabilidad, es lógico que subraye con mas énfasis sus aspectos colectivos.


Lógicamente aun esta ultima definición de la OMT tiene múltiples observaciones, así por ejemplo ¿podría considerarse turístico el volumen de gente que se desplaza diariamente por la zona de la llamada “triple frontera” (Paraguay, Brasil y Argentina)? ¿Qué ha de entenderse por “habitual”? ¿Cómo pueden hacerse mediciones ciertas si los recursos económicos que utilizo como turista los obtengo del propio lugar que visito?, etc. Así y todo ésta  conceptualización  juntamente con el proyecto de Cuenta Satelital ha demostrado ser un instrumento idóneo para medir la riqueza generada por el flujo turístico[14].


También es claro que el Turismo socialmente entendido no en si mismo bueno o malo. Constituye un fenómeno que puede generar tanto aspectos positivos como negativos que habrán de ser evaluados a la hora de fijar una política turística en cada uno de los sectores en que tenga impacto: Economía, Cultura, Medio Ambiente, etc.


Solo por mencionar algunos ejemplos:


A)   Si bien el turismo puede convertirse en un recurso estratégico vital y muchos países han logrado superar tremendas crisis gracias a él, si se convirtiera en un “monocultivo” generaría todos los riesgos de estos; a saber: que ante el primer boicot de transporte o simplemente que pase de moda se caiga la industria estrepitosamente.


B)    Así como el turismo puede potenciar y fortalecer el mercado de las artesanías locales, el folklore etc. También puede suceder que una desmedida competencia de la oferta termine o bien fabricando en serie lo que se pretende artesanal, o produciendo shows for export de lo que originalmente fueran danzas típicas, desvirtuando así la cultura local.


C)    Y del mismo modo un lugar pintoresco que atrajera gran volumen de turistas al punto tal de ver superada su capacidad de carga, vería que lo que en principio pudo haber sido una promisoria fuente de recursos se convertiría  en una trágica crisis, viendo desbordada su infraestructura de servicios, salud, seguridad, etc.


En conclusión, sostenemos que la política turística, cualquiera sea su signo debe atender y entender al turismo desde esta bidimensionalidad conceptual basada y fundada en una Política Nacional coherente.



La Política Turística


¿Quienes son los responsables de construir una Política Turística?

Si nuestra primera respuesta fuera simplemente el Estado estaríamos en un cuello de botella imposible de superar. La política turística quizás pueda y deba implementarse desde el estado pero se construye desde las bases, los proyectos exitosos de destinos turísticos se han basado en la formación de una conciencia turística de la cual se hace cargo la comunidad entera. Esta concientizacion deberá estar acompañada por un sector privado en permanente capacitación. Capacitación que le permita romper con el viejo paradigma de la escuela fordiana de masificación y rigidez para pasar a competir en un mercado flexible, segmentado y de gran integración en todas sus fases. Aquí el rol del sector publico resulta esencial no solo como regulador sino también como educador en un caso y facilitador en otro.


¿Porque habría de ser necesaria una Política Turística?

Sin pretender agotar las razones vayan algunas: a) En primer lugar por algo que surge de todo lo anterior: su complejidad. Se trata de una actividad transversal que no deja márgenes para la improvisación, b) Porque los riesgos de no planificar se traducirán forzosamente en los costos negativos de carácter  económico, cultural y/o medio ambiental que mencionáramos, c) Porque el nuevo paradigma del turismo me presenta la necesidad de definir nuevos segmentos, de atender a un consumidor muy bien informado, de competir en un escenario global, etc. d) Porque le corresponde al Estado compatibilizar la libertad de mercado con la preservación de su patrimonio cultural y natural,  e) porque ya no se trata de conseguir mas turistas sino de construir un turismo sustentable.


¿De que manera?

Comprendidos los dos términos de la relación queda claro que no puede existir (o no debe existir) una “Política Turística” aislada, planteada como un sector más en la distribución de carteras ministeriales o como un compartimiento estanco. Debería, en todo caso, ser reflejo de una Política Nacional amplia, más aun si tomamos en cuenta las proyecciones del sector; ésta concretamente, debería formar parte importante en la consideración, (mas allá de las coyunturas gubernamentales) de toda política de estado seria.


Ahora bien, ¿Que queremos decir cuando decimos “Política Turística”? ¿Nos estamos refiriendo a su fundamento? No en realidad, porque éste habrá que buscarlo en la Política Nacional, en la Gran Estrategia; ¿Nos referimos a un mero listado de acciones?, No, nos estamos refiriendo a 1)  el plan para el sector y como ha sido formulado, 2) la estructura desde la que se lo piensa implementar, 3) los recursos y 4) finalmente las normas generales y jurídicas que han de dar andamiaje al mismo.


Un plan implica una reflexión, un plan implica fijar metas a corto, mediano y largo plazo, un plan no esta pensado para uno o dos o quince periodos eleccionarios sino que esta pensado a quince o veinte años; (y más, si la estabilidad del sistema político lo permite) Un plan no es un listado de acciones, sino una descripción de intenciones, las acciones en todo caso serán sus consecuencias.


Del mismo modo que todo plan que pretende cierta eficacia habrá de imponerse verticalmente, si también pretende eficiencia habrá de construirse horizontalmente, un plan no consensuado, no validado técnicamente, podrá tener principio de ejecución pero se caerá cuando caigan sus mentores.


La estructura debe ser reflejo de la voluntad política de la planificación, de manera tal que si planifico simplificar los sistemas de gestión, comercialización, acceso, etc. y después creo una estructura burocrática plena de trabas y obstáculos administrativos el plan fracasara; del mismo modo que si tengo una excelente planificación y una estructura ágil pero no cuento con recursos suficientes todo el esfuerzo habrá sido en vano.


Es bueno recordar entonces dos conceptos que se aplican institucionalmente a provincias u organismos: Autonomía  (auto nomos) proviene etimológicamente de la facultad de dictar sus propias normas; la autarquía en cambio, se relaciona con la facultad de auto gobernarse (archei: gobierno). Ambos son aplicables a la situación provincial ya que estas, como unidades políticas que son, se reservan todo el poder no delegado en la Nación y además excluyen al gobierno federal de la integración de sus poderes locales.[15]


En los países como EEUU, Suecia o Canadá donde existe una gran solidez empresaria, el estado ha renunciado a sus órganos federales de turismo reservándose solamente algunas competencias normativas y de control para instancias inferiores. Lógicamente esto no significa que no exista preocupación o inversión por parte del estado sino que simplemente no existe un organismo nacional especifico. Otra posibilidad es que se plantee la organización turística a partir de  un organismo centralizado con (quizás) algunas representaciones en los destinos. Y finalmente puede tratarse de un organismo descentralizado en razón del territorio (Tal el caso de Argentina o España), o por Productos (Sierras, Playas, Nieve),  Regiones, etc.. A su vez, estos organismos pueden ser solo públicos, privados, mixtos o mixtos con mayoría del sector publico y viceversa. Su labor puede plantearse en forma totalmente independiente de otros países o en el marco de alguna integración regional. El esquema de contratación es muy variable pueden ser una mayoría de empleados de carrera salvo los puestos directivos que serian políticos, o una mayoría de puestos políticos con escasos puestos de carrera o bien todos puestos de la administración publica.


Cualquiera sea el modelo (centralizado o no) su función principal estará alineada a la los objetivos de la Política Turística actual, vale decir que con los recursos disponibles intentara mejorar la competitividad del sector fijando metas nacionales, investigando, realizando estadísticas,  publicitando y promocionando, coordinando esfuerzos regionales, regulando, supervisando y marcando estándares de calidad cada vez mas exigentes.


Por su carácter trasversal muchas veces existen organismos específicos de coordinación ya sea de las carteras nacionales como de las competencias provinciales, regionales o locales. Anque de enlace entre el sector publico y privado.


Los recursos efectivos o financieros pueden ser provistos directamente por las partidas presupuestarias o bien por cuentas recaudadoras establecidas ad hoc las cuales pueden verse complementadas o no, por exenciones impositivas y/o subsidios, prestamos a tasas de interés diferenciales, garantías de inversión, permisos de trabajo, disponibilidad de asesoramiento técnico, fomentando la capacitación y toma de personal reduciendo cargas sociales, etc.


Finalmente entendemos que el plan, su formulación, los medios para llevarlo adelante y la transparencia en la obtención de recursos deben estar pensados para distintos escenarios (Internacional, Regional Internacional, Nacional, Regional Provincial, Provincial y Municipal) apuntalados y coordinados en base a la legalidad. Esto es entonces a lo que llamamos Política Turística.



La Política Turística Argentina


Como no podía ser de otro modo, históricamente la política turística argentina ha padecido los vaivenes de la política nacional. Con una sucesión de gestiones mas o menos grises y escasos éxitos, producto de alguna coyuntura cambiaria mas que de una planificación seria y racional.


Describamos entonces cual es el marco político sobre el cual se asienta la política turística argentina, para analizar conjuntamente los ejes que a nuestro juicio la componen: (plan, estructura, recursos y regulación) a la luz de la presente gestión de gobierno.


El sistema turístico argentino es un fiel reflejo de su sistema político republicano y federal, como tal  posee dos sectores bien diferenciados el privado y el publico, este ultimo es de carácter descentralizado y posee tres grados de competencia en razón del territorio: Nacional, Provincial y Municipal o Local. Tres relaciones típicas son las que se dan entre estos niveles: A) Subordinación: por el principio de congruencia expresado en la unidad y supremacía federal B) Participación: Como reconocimiento a la colaboración de las provincias en las decisiones adoptadas por el gobierno federal y C) Coordinación: distribuyendo y repartiendo las competencias para evitar superposiciones.[16]Su regulación entonces como la de cualquier otra actividad, deriva de la división de poderes, por lo tanto le son aplicables las normas individuales que surgen de los fallos judiciales, las generales que emanan del legislativo y las especificas propuestas por el ejecutivo, la autoridad de aplicación (Secretaria de Turismo) encargada del área o cualquier otra dependencia estatal que tenga injerencia. Sin perjuicio que por tratarse de una actividad transversal pueda también estar sujeta a las normativas aduaneras, migratorias, policiales, etc.


Nivel Publico Nacional


A nivel Nacional la autoridad máxima es la Secretaria de Turismo[17]; una de las cinco que dependen directamente del Presidente de la Nación[18] lo cual da una idea de la relevancia que la ley le asigna al sector. Surgida de una vieja del año 58 (la 14.474), varias veces modificada y reglamentada por el Decreto 1912 de 1987, hoy se ha visto reemplazada y  perfeccionada por el proyecto del Ejecutivo sancionado por ley 25.997[19]; que luego de definir a la actividad como socioeconómica, estratégica y prioritaria para el desarrollo del país; enfoca las funciones del organismo de la siguiente manera:


Deberes:
“a) Fijar las políticas nacionales de la actividad turística con el fin de planificar, programar, promover, capacitar, preservar, proteger, generar inversión y fomentar el desarrollo en el marco de un plan federal estratégico a presentarse dentro de los doce (12) meses siguientes a la promulgación de la presente ley;


b) Proponer las reglamentaciones relacionadas con las actividades turísticas, los productos turísticos y los servicios a su cargo, las que serán consultadas al Consejo Federal de Turismo y a la Cámara Argentina de Turismo;


c) Coordinar, incentivar e impulsar las acciones para la promoción turística de nuestro país tanto a nivel interno como en el exterior;


d) Controlar el cumplimiento de la reglamentación y de las normas complementarias que oportunamente se dicten;


e) Gestionar la revisión de las disposiciones o conductas que impidan o dificulten el desarrollo del turismo;


f) Elaborar el plan de inversiones y obras públicas turísticas;


g) Fijar las tarifas y precios de los servicios que preste en todo lo referido al turismo social y recreativo en las unidades turísticas a su cargo; así como de los objetos que venda, para el cumplimiento de sus actividades conexas;


h) Favorecer el intercambio turístico, la promoción y la difusión mediante acuerdos y/o convenios multilaterales con otros países u organismos, a los fines de incrementar e incentivar el turismo hacia nuestro país y/o la región;


i) Fiscalizar y auditar los emprendimientos subvencionados por la Nación, así como los fondos invertidos, que cuenten con atractivos y/o productos turísticos;


j) Propiciar la investigación, formación y capacitación técnica y profesional de la actividad;


k) Promover una conciencia turística en la población;


l) Preparar anualmente su plan de trabajos, el presupuesto general de gastos, y el cálculo de los recursos propios previstos en la presente ley;


m) Administrar el Fondo Nacional de Turismo.



Y Facultades:
“a) Acordar las regiones, zonas, corredores, circuitos y productos turísticos con las provincias, municipios intervinientes y/o la Ciudad Autónoma de Buenos Aires;

b) Disponer la realización de emprendimientos de interés turístico, prestando apoyo económico para la ejecución de obras de carácter público, equipamiento e infraestructura turística, en consenso con la provincia, municipio interviniente y/o la Ciudad Autónoma de Buenos Aires;

c) Realizar y/o administrar por sí o por concesionarios, infraestructura turística y/u otra tipología de equipamiento y/o de servicio con propósito de fomento;

d) Gestionar y/o conceder créditos para la construcción, ampliación o refacción de las tipologías expuestas en el inciso c) del presente artículo y para el pago de deudas provenientes de esos conceptos en las condiciones que se establezcan, previo consenso con las provincias, los municipios intervinientes y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en su caso;

e) Promover acciones tendientes a instaurar incentivos que favorezcan la radicación de capitales en la República Argentina;

f) Celebrar convenios con instituciones o empresas públicas o privadas nacionales o extranjeras para toda acción conducente al cumplimiento de los alcances y objetivos de la presente ley, incluyendo la instalación de oficinas de promoción en el exterior;

g) Diseñar, promover y desarrollar un sistema especial de créditos a fin de contribuir al desarrollo del turismo en el país;

h) Promover, coordinar, asistir e informar a instituciones educativas donde se impartan enseñanzas para la formación de profesionales y de personal idóneo en las actividades relacionadas con el turismo;

i) Organizar y participar en congresos, conferencias, u otros eventos similares con las provincias, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, organizaciones empresariales, instituciones académicas representativas del sector y/u organismos extranjeros;

j) Subvencionar a las entidades oficiales de turismo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y provinciales, que adhieran mediante convenios celebrados con los respectivos gobiernos a lo dispuesto en el inciso b) del presente artículo;

k) Disponer en la forma que estime conveniente, y a los efectos de la promoción turística, la ejecución, distribución y exhibición de todo material de difusión que decida realizar;

l) Convenir y realizar con toda área de gobierno centralizada y descentralizada acuerdos relacionados con el mejor cumplimiento de la presente ley;

m) Disponer de las sumas necesarias para la organización de congresos y la atención de visitas de personalidades extranjeras vinculadas al turismo;

n) Realizar e implementar estrategias de capacitación, información, concientización, promoción y prevención con miras a difundir la actividad turística;

o) La organización, programación, colaboración y contribución económica para la participación del país en ferias, exposiciones, congresos o eventos similares de carácter turístico;

p) Fomentar la inclusión en los programas de estudio en todos los niveles de la enseñanza pública y privada de contenidos transversales de formación turística.”


No obstante el listado precedente la nueva ley basada en principios de sustentabilidad, desarrollo, calidad, accesibilidad, etc. ha comprendido que aun cuando se otorguen amplias facultades a la Secretaria Nacional estas serán insuficientes sin una estructura especifica.


Por ello ha creado nuevos organismos y ha cambiado el rol e inserción de otros preexistentes. En virtud de esto se ha creado un COMITE INTERMINISTERIAL DE FACILITACION TURISTICA como una instancia interinstitucional para coordinar y garantizar el cumplimiento de las funciones administrativas de las distintas entidades públicas de nivel nacional con competencias relacionadas y/o afines al turismo en beneficio del desarrollo sustentable del país y su competitividad”, cuyo objetivo es “conocer, atender, coordinar y resolver los asuntos administrativos que surjan en el marco de la actividad turística, relacionados con la competencia de dos o más dependencias de la Administración Pública, a fin de coadyuvar con la Secretaría de Turismo de la Nación en el ejercicio de sus deberes y facultades”.


También se otorga fuerza de ley al CONSEJO FEDERAL DE TURISMO, organismo que había sido creado por decreto hace ya años pero que ha demostrado ser idóneo para lograr una suerte de representatividad provincial en las decisiones nacionales; el mismo tiene por objetivo “examinar y pronunciarse sobre cuestiones referentes a la organización, coordinación, planificación, promoción, legislación y estrategias de las actividades turísticas de carácter federal”. Entre otras funciones se le atribuyen las facultades de “participar en la elaboración de políticas y planes para el desarrollo del turismo que elabore la Autoridad de Aplicación”, y “proponer la creación de zonas, corredores y circuitos turísticos en las provincias donde puedan desarrollarse políticas comunes de integración, promoción y desarrollo de la actividad”.


Se desglosan atribuciones originarias de la Secretaria creando el INSTITUTO NACIONAL DE PROMOCION TURISTICA, cuyo objetivo será “desarrollar y ejecutar los planes, programas y estrategias de promoción del turismo receptivo internacional y de los productos directamente relacionados con él, así como de la imagen turística del país en el exterior”. El Instituto será presidido por el titular de la Autoridad de Aplicación (la Secretaria de Turismo) y tendrá un directorio compuesto por los representantes que se detallan a continuación o sus alternos, debiendo el Presidente y el directorio desempeñar sus funciones “ad-honorem”: uno (1) en calidad de Presidente y cinco (5) vocales designados por la Secretaría de Turismo de la Nación; tres (3) vocales designados por el sector privado; tres (3) vocales designados por el Consejo Federal de Turismo. En caso de empate el Presidente contará con doble voto. Entre sus atribuciones se mencionan las de: diseñar anualmente planes, programas y prioridades en materia de promoción turística y ejecutar la estrategia de promoción y mercadeo internacional para crear, fortalecer y sostener la imagen de Argentina como marca y como destino turístico; realizar trabajos y estudios relativos al cumplimiento de sus objetivos; organizar y participar en ferias, conferencias, exposiciones y otros eventos promociónales prioritariamente en el extranjero; coordinar misiones de promoción turística comerciales y periodísticas; editar, producir y desarrollar toda acción, material publicitario y promocional necesario para el cumplimiento de sus objetivos; brindar asesoramiento a sus integrantes sobre oportunidades y características de los mercados extranjeros.


La nueva ley tampoco se ha olvidado el tema de los recursos por lo cual  al momento de definir la composición del Fondo Nacional de Turismo enumera:

a) Las sumas que se le asignen en el Presupuesto de la Administración Nacional;

b) El producto del CINCO POR CIENTO (5%)  del precio de los pasajes aéreos y marítimos al exterior; y los fluviales al exterior, conforme lo determine la reglamentación, vendidos o emitidos en el país y los vendidos o emitidos en el exterior para residentes argentinos en viajes que se inicien en el territorio nacional; (que en su momento desvirtuara el ministro de Economía del gobierno menemista: Domingo F. Caballo, derivándolos a su propia cartera ministerial)

c) Las donaciones y legados al Estado nacional con fines turísticos, excepto cuando el donante expresare su voluntad de que los bienes pasen a una jurisdicción específica;

d) El aporte que hicieren los gobiernos provinciales, municipales, reparticiones del Estado y comisiones de fomento;

e) Los intereses, recargos, multas y toda otra sanción pecuniaria derivada del incumplimiento de lo dispuesto en la presente ley y demás leyes nacionales que regulen la actividad turística;

f) Los aranceles que en cada caso  se establezcan con relación a las habilitaciones para la prestación de servicios turísticos;

g) La negociación de títulos que emita el Poder Ejecutivo nacional para el fomento del turismo;

h) El importe de la venta de publicaciones y otros elementos publicitarios que produzca o comercialice el organismo de aplicación de la presente ley;

i) El producto de la venta, arrendamiento y concesión de los bienes de la autoridad de aplicación y los administrados por ésta cuando correspondiere;

j) Los tributos nacionales y aportes que por las leyes especiales se destinen para el fomento, promoción y apoyo de la infraestructura, el equipamiento y los servicios turísticos;

k) Los fondos provenientes de servicios prestados a terceros y de las concesiones que se otorgaren;

l) Las recaudaciones que por cualquier otro concepto obtenga la autoridad de aplicación.

m) El presente fondo se constituye por el plazo de diez (10) años, a partir de la promulgación de la presente ley.


Ha incorporado a su texto también, tanto los incentivos como las inversiones; respecto de los primeros menciona: “La Autoridad de Aplicación de la presente Ley en conjunción con los demás organismos del Estado que correspondiera, puede otorgar beneficios y estímulos para la realización de programas y proyectos de interés turístico. A tales efectos se consideran como iniciativas prioritarias aquellas que atiendan al cumplimiento de los siguientes objetivos: creación genuina de empleo; utilización de materias primas y/o insumos nacionales; incremento de la demanda turística; desarrollo equilibrado de la oferta turística nacional; fomento de la sustentabilidad; investigación y especialización en áreas relacionadas al turismo; toda otra que, a juicio de la Autoridad de Aplicación, tienda al cumplimiento de las finalidades de la presente Ley.” Se establece además que “el Estado proveerá al fomento, desarrollo, investigación, promoción, difusión, preservación y control de la actividad turística en todo el territorio de la República Argentina, otorgando beneficios impositivos, tributarios y crediticios similares a los de la actividad industrial”. En lo que respecta a inversiones se crea un PROGRAMA NACIONAL DE INVERSIONES TURISTICAS, en el que se incluyen las inversiones de interés turístico, a ser financiadas por el Estado Nacional. Las provincias por su parte, deberán remitir a la Autoridad de Aplicación los proyectos por ellas propuestos para la realización de inversiones generales de interés turístico. La Autoridad de Aplicación se expedirá respecto de la conveniencia y viabilidad de los mismos conforme a la Ley Nacional de Inversión Pública, sus normas modificatorias y complementarias. Los proyectos seleccionados integraran el Programa Nacional de Inversiones Turísticas, el cual será remitido al Consejo Federal de Turismo, previo a su elevación.


Nivel Publico Provincial y Municipal

Las provincias en su mayoría, fueron concebidas con anterioridad a la Nación, razón por la cual y como reza el Art. 121 de la Constitución Nacional: “...conservan todo el poder delegado por esta Constitución al Gobierno federal, y el que expresamente se hayan reservado por pactos especiales al tiempo de su incorporación.” Pero sus facultades no se agotan allí, el Art. 122 dice: “Se dan sus propias instituciones locales y se rigen por ellas. Eligen sus gobernadores, sus legisladores y demás funcionarios de provincia, sin intervención del Gobierno federal” Traducido al sector turístico esto significa que no solo cada provincia puede crear una autoridad de aplicación idónea para la gestión del sector, sino que también puede y debe definir su jerarquía y composición. Así por ejemplo, como la Nación considera que su rango debe ser el de una Secretaria dependiente directamente del Poder Ejecutivo, o la ciudad autónoma de Buenos Aires[20] entiende que debes ser una subsecretaria; para una provincia como Tierra del Fuego puede ser necesario crear un Ministerio[21] o para la provincia de Mendoza puede además de crear un Ministerio entender que se potenciaría adosándole la cartera de Cultura[22].


Esta misma definición se  proyectaría también en dos direcciones; hacia abajo delegando la misma en cada uno de los municipios a su cargo, al decir del Art. 123: “Cada provincia dicta su propia constitución, conforme a lo dispuesto por el Art. 5 asegurando la autonomía municipal y reglando su alcance y contenido en el orden institucional, político, económico y financiero.” De esta forma y dentro de un Municipio como el de Palpala, en la  provincia de Jujuy, su política turística puede limitarse a un simple Departamento[23]. O, como en el caso del municipio de San Martín de los Andes[24], en la provincia de Neuquen puede contar con una secretaria especifica unida al área Cultural.


Planteadas las posibilidades del caso y pese a algunas reservas, lo cierto es que el modelo de gestión que parece ir imponiéndose tanto a nivel provincial como municipal es el de “ente autárquico”. El caso mas reciente ha sido el de la provincia de Tucumán, vinculado al ejecutivo provincial por medio de su Ministerio de Desarrollo Productivo. Su visión acerca de la conformación del sector esta definida de la siguiente forma: “En la actividad turística participa un sector oficial, un sector privado y un sector mixto. El sector oficial está integrado por el Ente Autárquico Tucumán Turismo, sus organismos vinculados, así como las demás entidades del Estado Provincial que tengan asignadas funciones relacionadas con el turismo, con los turistas o con la infraestructura. El sector mixto está integrado por el Consejo Interinstitucional del Turismo. El sector privado está integrado por la Cámara de Turismo, las asociaciones gremiales que representen al sector, los prestadores de servicios turísticos, las formas asociativas de promoción y desarrollo turístico existentes y las que se creen para tal fin.” Y en cuanto a las facultades que la ley provincial le otorga hallamos las siguientes:

“a) Establecer las medidas necesarias para la aplicación y cumplimiento de esta ley.

b) Establecer los mecanismos de coordinación y participación de las autoridades municipales o comunales que favorezcan el desarrollo del turismo.

c) Dictar reglamentaciones relacionadas con las actividades, los productos turísticos y los servicios a su cargo.

d) Confeccionar y elevar al Poder Ejecutivo su presupuesto anual.

e) Coordinar con las autoridades de todo el territorio de la Provincia, sean provinciales, municipales o comunales, las políticas relativas a la preservación del patrimonio arquitectónico y cultural y al cuidado ambiental en el desarrollo de la actividad, brindando el asesoramiento técnico y el apoyo necesario en materia de fomento y promoción turística.

f) Las potestades de inspección y sanción sobre las actividades turísticas en los términos establecidos en esta ley.

g) Declarar Municipio o Comuna Turístico a aquellas jurisdicciones conforme a lo que se establezca reglamentariamente en la presente ley.

h) Crear, ordenar y gestionar el Registro Provincial de Prestadores de Servicios Turísticos.

i) Coordinar, impulsar e incentivar acciones para la promoción en nuestro país y en el exterior de la imagen turística de Tucumán y sus recursos naturales y culturales, a través de convenios a nivel nacional e internacional, mediante el intercambio, la promoción y difusión conjunta, con el propósito de incrementar la afluencia de turistas hacia la Provincia.
j) Asesorar y controlar los programas educativos de la enseñanza no universitaria del turismo como así también la Educación Turística Formal, en sus modalidades técnica, tecnológica, universitaria, de postgrado y de educación continuada.
k) Elaborar y ejecutar programas de capacitación turística...” y culmina con una formula genérica que reza: “ l) Toda otra competencia atribuida por esta ley.”

Obsérvese, que de alguna forma el sistema reproduce a nivel provincial/municipal las características propias de los niveles nacional/provincial.


Asimismo, horizontalmente las provincias en coordinación con otras  y/o la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, pueden generar uniones especificas; y así lo aclara el Art. 124 de nuestra Constitución: “Las provincias podrán crear regiones para el desarrollo económico y social y establecer órganos con facultades para el cumplimiento de sus fines y podrán también celebrar convenios internacionales en tanto no sean incompatibles con la política exterior de la Nación y no afecten las facultades delegadas al Gobierno federal o el crédito publico de la Nación; con conocimiento del Congreso Nacional. La ciudad de Buenos Aires tendrá el régimen que se establezca a tal efecto...” A nivel de regiones y con fines de continuidad promocional es probable  que el ejemplo mas exitoso lo haya constituido el Ente Regional Oficial Patagonia Turística[25]conformado por las provincias de Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Neuquen, Tierra del Fuego, Antartida e Islas del Atlántico Sur y La Pampa reunidas con el objetivo de promover y coordinar la actividad turística recreativa, oficial y privada patagónica, en base a objetivos y políticas concordantes y concurrentes al desarrollo económico y social armónico de la región.


En consonancia con el Art. 125: “Las provincias pueden celebrar tratados parciales para fines de administración de justicia, de intereses económicos y trabajos de utilidad común, con conocimiento del Congreso Federal; y promover su industria, la inmigración, la construcción de ferrocarriles y canales navegables, la colonización de tierras de propiedad provincial, la introducción y establecimiento de nuevas industrias, la importación de capitales extranjeros y la exploración de sus ríos, por leyes protectoras de estos fines y con sus recursos propios....” Quizás el caso mas representativo de unión provincial para una promoción eventual sea el reciente acuerdo entre la provincia de Córdoba y la de Buenos Aires para combinar y potenciar sus dos ofertas turísticas; las sierras por un lado y las playas por el otro.[26]


Si bien existen diferencias doctrinarias acerca de la autonomía municipal, de hecho y en el ámbito que nos compete el fenómeno asociativo ha calado en este nivel conformando también unidades de promoción, tal el caso del Consorcio de Municipios Turísticos de Buenos Aires[27]


Nivel Privado en general


Reconocido que el turismo receptivo es una actividad de exportación no tradicional para la generación de divisas, la actividad privada no podía ni debía quedar excluida. La propia ley, siguiendo los lineamientos de la OMT da un listado de actores a considerar:


“1.    Actividades directamente vinculadas con el turismo.

1.1. Servicios de alojamiento


1.1.1. Servicios de alojamiento en camping y/o refugios de montaña.

1.1.2. Servicios de alojamiento en hoteles, hosterías, cabañas bungalow, aparts y residenciales similares, excepto por hora, que incluyen restaurante.

1.1.3. Servicios de alojamiento en hoteles, hosterías, cabañas bungalow, aparts y residenciales similares, excepto por hora, que no incluyen restaurante.

1.1.4. Servicios de hospedaje en estancias y albergues juveniles.

1.1.5. Servicios en apartamentos de tiempo compartido.


1.2.  Agencias de viajes.


1.2.1. Servicios de empresas de viajes y turismo.

1.2.2. Servicios de agencias de turismo y agencias de pasajes.


1.3 Transporte.


1.3.1 Servicios de transporte aerocomercial.

1.3.2 Servicio de alquiler de aeronaves con fines turísticos.

1.3.3 Servicios de excursiones en trenes especiales con fines turísticos.

1.3.4 Servicios de excursiones fluviales con fines turísticos.

1.3.5 Servicios de excursiones marítimas con fines turísticos.

1.3.6 Servicios de transporte automotor de pasajeros para el turismo.

1.3.7 Servicios de alquiler de equipos de transporte terrestre sin operación ni tripulación.


1.4. Servicios profesionales de licenciados en turismo,

      técnicos en turismo y guías de turismo.


1.5.  Otros servicios.

1.5.1. Servicios de centros de esquí.

1.5.2. Servicios de centros de pesca deportiva.

1.5.3. Servicios de centros de turismo salud, turismo termal y/o similares.

1.5.4. Servicios de centros de turismo aventura, ecoturismo o similares.

1.5.5. Servicios de otros centros de actividades vinculadas con el turismo.

1.5.6. Alquiler de bicicletas, motocicletas, equipos de esquí u otros artículos relacionados con el turismo.

1.5.7. Servicios de jardines botánicos, zoológicos y de parques nacionales.

1.5.8. Servicios de parques de diversiones, parques temáticos, entretenimientos, esparcimiento y ocio.

1.5.9. Servicio de explotación de playas y parques recreativos.

1.5.10. Servicios de museos y preservación de lugares y edificios históricos.


1.6. Servicios vinculados a la organización de ferias,       congresos, convenciones y/o exposiciones.

1.6.1. Servicio de alquiler y explotación de inmuebles para ferias, congresos y/o convenciones.

1.6.2. Servicios empresariales vinculados con la organización de ferias, congresos y/o convenciones.

1.6.3. Servicios de alquiler de equipamiento para la realización de ferias, congresos y/o convenciones.


2.     Actividades indirectamente vinculadas con el turismo.


2.1.   Gastronomía.


2.1.1. Servicios de cafés, bares y confiterías.

2.1.2. Servicios de restaurantes y cantinas.

2.1.3. Servicios de salones de baile y discotecas.

2.1.4. Servicios de restaurante y cantina con espectáculo.


2.2.  Otros servicios.

2.2.1. Venta al por menor de artículos regionales de talabartería de cuero, plata, alpaca y similares.

2.2.2. Venta al por menor de artículos y artesanías regionales.

2.2.3. Venta de antigüedades.”


Y si bien el listado puede parecer particularmente extenso, o sus categorías observables, la autoridad de aplicación podría modificarlo ya que la ley la autoriza a ello.


Lógicamente para que estos prestadores puedan relacionarse con el sector publico generalmente lo harán por medio de Asociaciones y Cámaras empresariales. La mas importante de ellas, seguramente es la CAT (Cámara Argentina de Turismo) creada en 1966 asume el liderazgo del sector privado y colabora estrechamente con las autoridades gubernamentales. Se integra a su vez con la AAAVyT (Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo) de nivel nacional y con mas de 1100 empresas afiliadas; AVIABUE (Agentes de Viajes de Buenos Aires) que reúne específicamente a los de la Ciudad; FEHGRA (Federación Empresaria Hotelero Gastronomica de la Republica Argentina); AHRCC (Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés) probablemente la mas antigua de todas fundada en 1905; la AHT (Asociación de Hoteles de Turismo) que agrupa a los hoteles de máxima categoría; FEDECATUR (Federación de Cámaras de Turismo Regionales); AOCA (Asociación de Organizadores de Congresos de la Republica Argentina); AFEET (Asociación Femenina de Ejecutivas de Empresas de Turismo) y la CTC (Cámara de Tiempo Compartido)



Balance 2003/2004

El gobierno del Dr. Nestor Kirchner[28] asumido luego de la terrible crisis del 2001/2002, se construyo sobre una serie de alianzas con los partidos menores y sectores disidentes al menemismo[29] (dentro del complicado esquema partido mayoritario[30]liderado entonces por el ex presidente Dr. Eduardo Duhalde). La selección que este gobierno hizo de su vicepresidente, recayó en Daniel Scioli quien originariamente y a pesar de provenir de las filas del menemismo no gozaba de mala imagen frente pares y terceros. De hecho, Scioli había presidido anteriormente la cartera del sector capitalizando algún prestigio. Esto le permitió  disponer de su propia gente para ocupar la titularidad de la Secretaria de Turismo, que entonces le correspondió a German Pérez.


La plataforma electoral[31] de mayo del 2003 ratifico la idea  de que el turismo debía ser una política de estado, motor de la reactivación económica y generador de divisas y por ello el titulo de Turismo se ubico dentro del capitulo “El trabajo y la producción como eje del desarrollo económico” no obstante también se hicieron referencias a su vinculación con el deporte, a la Antartida como destino y al turismo social.


En junio del 2003, cerrando el XXIX Congreso de Agencias de Viajes y Turismo, Pérez anunciaba la continuidad de los planes iniciados con Daniel Scioli, invitaba al consenso y protagonismo con el sector privado y a una integración horizontal con las distintas carteras del sector publico. Desestacionalizar el turismo interno, ampliar la promoción del turismo receptivo, desarrollar la cuenta satélite, auditar Parques Nacionales y mejorar su infraestructura, fortalecer la agenda, etc fueron algunas de las líneas anunciadas y ratificadas por el presidente de la Nación que afirmaba que “...la Argentina es un país turístico”[32]


Pero el entusiasmo no iba a durar mucho. La historia Argentina nos cuenta que el rol que les ha tocado a nuestros vicepresidentes no siempre ha sido grato; en el mejor de los casos podría decirse que mas bien ha sido un rol muy acotado. Y comprender esta circunstancia puede ser clave para dar continuidad a una carrera política en ascenso. Presidente y Vice comenzaron a mostrar diferencias de criterio en temas de política internacional, partidaria, etc. Y el mensaje no se hizo esperar. Se le pidió la renuncia a toda la cúpula de Turismo[33] y se designo al hasta entonces secretario de turismo de Santa Cruz, provincia donde el actual presidente ejerció la gobernación.


Carlos Enrique Meyer[34] ex secretario de Turismo de la provincia de Santa Cruz, hombre de bajo perfil y discurso medido, tuvo que concentrarse en el reordenamiento de una estructura que ya había sufrido una transformación: la de mayo; y aun le faltaban dos: septiembre (que escindió el sector de Deportes) y diciembre[35]. Para dejar a la Secretaria con la presente estructura[36].

Image

No obstante el cambio de Secretario, a pesar de las reestructuraciones mencionadas y mas allá de los discursos oficiales, es posible rastrear la intencionalidad de la nueva gestión en la memoria del estado de la Nación emitida por la Jefatura de Gabinete de Ministros (a cargo de Alberto Fernández) del 2003 que en el capitulo dedicado al turismo consagraba los siguientes objetivos:


A)             A nivel general: diseñar y liderar la implementación de un modelo de competitividad centrado en claros conceptos de sostenibilidad, calidad y eficiencia en la gestión. Coordinar y direccionar los cambios necesarios para esto. Profundizar el rol de la Secretaria como facilitadora, catalizadora, conceptualizadora y promotora de productos turísticos.


B)             A nivel especifico: La construcción de una organización con autoridad técnica, proactiva, competente, capaz de responder a las demandas del sector en tiempo y forma. El diseño, implementación y actualización permanente de un Plan Federal Estratégico de Turismo Sostenible. La implementación de un modelo de gestión por resultados. La actualización y practica del Turismo Social como vehículo para lograr una mayor equidad, bienestar y crecimiento de un sector de la ciudadanía que generalmente no tiene acceso a este derecho. Y finalmente la propuesta de interactuar transversalmente con todos los actores del sector.


El resto del 2003 la Secretaria de Turismo, como autoridad de aplicación, tuvo que contentarse con reordenar distintas situaciones, todas vinculadas con Agencias:[37]

a)                     Dejando sin efecto una engorrosa resolución (816) que complicaba y suspendía a las agencias que no hubieran informado cambios de domicilio


b)                     Arancelando el tramite por cambio de Representante Técnico de Agencias


c)                     Implementando una etapa pre-sumarial como método alternativo a la solución de controversias entre agencias de viajes y turistas


d)                     Generando un registro de infractores a la ley de Agencias de Viajes


e)                     Adoptando la modalidad voluntaria de Pago de Multa Anticipado para aquellas personas físicas o jurídicas pasibles de sanción por infracción formal a la ley de Agencias


La percepción de continuidad del secretario de la cartera delineo un 2004 mas prolífico en contrataciones y designaciones que en resoluciones. De hecho las primeras medidas fueron desconcertantes: Aumentar los aranceles de los permisos de agencias[38] (precario, renovación y provisorio) o declarar el 31 de Mayo de cada año como “Día nacional del Ecoturismo”, mas allá del merecido homenaje a Francisco P. Moreno[39] no parecían ser los anuncios que aguardaban con impaciencia en todo el sector. Sin embargo esto no le impidió que a nivel nacional o desde la Secretaria se impulsaran algunas iniciativas de fondo muy beneficiosas. A saber:


A nivel Nacional:

I)                     El gobierno nacional estableció que los medios de difusión radial y televisiva dependientes de la secretaria de medios de comunicación deberán destinar espacios diarios para desarrollar temas de interés turístico nacional. Sustituyendo el Art. 1 de la ley 20.983.[40]

II)                   También se reglamento la ley 25.743 de protección del patrimonio arqueológico y paleontológico, creando tanto los Registros Nacionales de Yacimientos, Colecciones y Restos Paleontológicos, de Yacimientos, Colecciones y Objetos Arqueológicos, como los registros  de Infractores y Reincidentes, en las materias mencionadas[41]

III)                 El Ministerio de Desarrollo Social a través de su INSTITUTO NACIONAL DE ASOCIATIVISMO Y ECONOMIA SOCIAL creo la COMISION ASESORA DE TURISMO tendrá como función asesorar al Directorio y Presidencia del INAES, o a quienes éstos indiquen, sobre todo lo relativo a la promoción, desarrollo y funcionamiento de cooperativas y mutualidades que prestan u ofrezcan servicios turísticos, en cualquiera de sus modalidades, con la finalidad de brindar fundamentos a las resoluciones que se adopten en beneficio del sector.[42]

IV)                 La subsecretaria de la Pequeña y Mediana Empresa por Disposición Nro: 95/20004 puso al alcance del publico las bases para un concurso de emprendimientos turísticos, de modo totalmente accesible.


A nivel de la Secretaria de Turismo:
a)                     La implementación definitiva del certificado habilitante para las Agencias de Viajes que operen con Turismo Estudiantil[43]

b)                     El impulso para efectuar, en combinación con los actores y el INDEC[44] los estudios de viabilidad que permitirán definir el proyecto de cuenta satélite

c)                     La invitación a las provincias a ser autenticas protagonistas de sus regiones (CUYO, NOA, PATAGONIA, etc.) cediendo espacios y generando un sentido federal autentico.

d)                     El desarrollo en talleres consensuados y conjuntos tanto de la llamada “Marca País” como del “Plan Federal de Turismo Sustentable”

e)                     La instalación del debate sobre los temas vinculados a Calidad y la promoción de la investigación de los mismos juntamente con la Fundación Carolina de España.

f)                      La adhesión a un sistema de gestión administrativa también orientado a la calidad denominado “Compromiso con el Ciudadano”.

g)                     El redireccionamiento hacia nuevos mercados como el japonés o el chino, en el primer caso en cooperación con la JICA (Agencia de Cooperación Internacional de Japón) y en el segundo por un Memorando de Entendimiento sobre facilitación de viajes de grupos entre nuestra Secretaria y la Administración Nacional de Turismo de la Republica Popular China

h)                     Participando y profundizando la integración en el marco del MERCOSUR alentando el Polo turístico Iguazú y concretando el acuerdo marco sobre Medio Ambiente.

i)                      Finalmente la Nueva ley de Turismo cuyos contenidos venimos comentando.




A modo de breve conclusión

A Marzo del 2005 tres normas emanadas de la Secretaria de Turismo pusieron una cuota de racionalidad en el sistema de control de agencias: En primer lugar la Res. 22/2005 actualizó el procedimiento de pago de multa voluntario; la Res. 23/2005 implementó un procedimiento sumarísimo para aquellos que ejercieran actividades propias de las agencias sin serlo, es decir aquellos que operen careciendo de licencia habilitante. Finalmente la Res. 118/2005 actualizó las exigencias hacia las agencias de viajes habilitadas a trabajar el segmento de turismo estudiantil y los procedimientos técnicos para su control


Ahora bien, si como sugieren los discursos más recientes nos hemos trazado como un nuevo “interés nacional” convertirnos en un destino turístico reconocido en todo el mundo, puede decirse que el camino iniciado en esta voluntad de dejar de ser un país que simplemente recibe turistas para convertirse en un país turístico lleva relativamente poco tiempo. No obstante la crisis argentina provoca ansiedades comprensibles, la percepción de que se requieren respuestas a corto plazo muchas veces impiden ver las soluciones de fondo. Cuando el Ejecutivo toma las riendas, como en el caso de la ley nacional, resulta efectivo pero no eficiente. No porque la ley no vaya a satisfacer numerosas expectativas que esperamos que así sea, sino porque si bien todos ansiábamos y reclamábamos una nueva ley de turismo no todos participaron de su gestación, así es como desde su sorpresivo anuncio hasta su sanción pasaron seis meses donde los sectores no consultados, o bien  tuvieron que hacer lobby para mechar alguna consideración o simplemente se quedaron afuera; esto sin contar la cantidad de atribuciones concentradas en la figura del secretario que no disimulan una practica que históricamente ha sido poco feliz para nuestros gobiernos: la centralización de poder.


Cuando en cambio los tiempos políticos priman sobre los electorales y se deja a los que saben ocupar el lugar que deben, la situación perfila distinta. Cada Secretario que asumía la cartera del área de Turismo traía su equipo, su plan, su idea, etc. perpetuando la hipocresía de proclamar una política de estado y dirigir otra de coyuntura. La única formula para quebrar este circulo vicioso era construyendo lenta pero acertadamente un plan y una marca que involucrara a todos los actores, que en su riqueza adquiriera la solidez de un proyecto colectivo con miras a un futuro real. Muchas provincias ya habían dado el ejemplo, Algunas de ellas tienen planes maestros a 4, 7 o 20 anos y era hora que la Nación pudiera imitarlas.


Como siempre la clave sigue estando en las conciencias, si no existe una actitud participativa comunitaria en vano discutiremos de leyes, infraestructuras y recursos. La transversalidad exige un cambio cultural en nuestra conducta con el otro que empieza, a no dudarlo, por un cambio para con nosotros mismos. Una actitud individual y paternalista que en principio parece simplificar, finalmente paraliza y  congela; en cambio el trabajo en equipo, aunque al principio parezca mas complejo: engrandece y fructifica.



[1] Prelot, Marcel, La Ciencia Política. Eudeba, Bs. As. 1997
[2] Beaufre, Andre. Estrategia de la accion. Ed Pleamar. Bs. As. 1982

[3] Aristóteles, Etica a Nicomaco. Eudeba, Bs. As. 1999

[4] Llerena Amadeo, Juan R y Ventura E., El orden político. AZ Bs. As. 1983

[5] Ortiz, Tulio, Política y Estado. 2da. Ed Editorial Estudio. Bs. As. 1996

[6] Lickorish, Leonard J y Jenkins, Carson L. Una introducción al Turismo Editorial Síntesis. Madrid 1997

[7] Ortuño Martinez, Manuel. Introducción al estudio del Turismo Textos Universitarios México 1966 pp 25 citado por Ramírez Blanco, Manuel. Teoria General del Turismo 2da. Ed. México 1994

[8] Fernández Fuster, Luis. Teoria y Técnica del Turismo. Editora Nacional, Colección Mundo Científico Serie Turismo Madrid 1967 pp21 citado por Ramírez Blanco, Manuel. Teoria General del Turismo 2da. Ed. México 1994


[9] Spinelli Sara M. Terminología Turística y Hotelera. Ed. Corregidor Bs. As. 1990

[10] www.world-tourism.org

[11] Petra, Nicolae. Las agencias de viajes y de turismo. Editorial Diana. México 1993

[12] Wallingre, Noemí y Toyos, Monica. Diccionario de Turismo, Hoteleria y Transportes. Bs. As. 1998

[13] OMT. Introducción al Turismo. Madrid 1998

[14] OMT. Orientaciones generales dirigidas a las administraciones nacionales de turismo (ANT) en relación con el desarrollo de la Cuenta Satélite de Turismo (CST) Madrid. Febrero 2002

[15] Colautti, Carlos E. Derecho Constitucional. Ed. Universidad Bs. As. 1996
[16] Bidart Campos, German J. Manual de la Constitucion reformada T I. Bs. As. Ediar  1998

[17] www.turismo.gov.ar

[18] Decreto 684/2003 Modificación a la Ley de Ministerios, establece 6 secretarias: a) General, b) Legal y Técnica c) Inteligencia, d) Turismo, e) Cultura y f) Programación para la prevención de la Drogadicción y lucha contra el Narcotráfico.

[19] Decreto 2 del 5 de enero del 2005

[20] www.buenosaires.gov.ar

[21] www.tierradelfuego.gov.ar

[22] www.mendoza.gov.ar

[23] www.turismopalpala.com

[24] municipio.smandes.gov.ar

[25] www.patagoniaturistica.org.ar

[26] www.playasysierras.gov.ar

[27] www.cotab.com.ar

[28] Ex gobernador de Santa Cruz, provincia patagónica.

[29] En alusión al ex presidente Carlos Saúl Menem

[30] Partido Justicialista

[31] Plan de Gobierno, s/f gentileza Casa de la Provincia de Santa Cruz

[32] CAT Informe semanal Nro 86 martes 15 de Julio del 2003

[33] Decreto 611/03 del 20/08/2003

[34] Decreto 699/03 del 03/09/2003

[35] Decreto 33/2003, Decreto 684/2003 y Decreto 1227

[36] Decreto 1635 del 24/11/2004

[37] Resoluciones de la Secretaria de Turismo Nro: 156/03-167/03-263/03-264/03-270/03

[38] Resolución de la Secretaria de Turismo Nro. 35/04

[39] Ley 25.846 del 6/1/2004

[40] Ley 25.944 del 20/10/2004

[41] Decreto 1022/04 del 12/08/2004

[42] Resolución INAES 1981/04

[43] Resolución de la Secretaria de Turismo Nro. 187/04

[44] Instituto Nacional de Estadística y Censo

< Anterior   Siguiente >
Ciudad de Buenos Aires   |   Argentina        Desarrollado en Mambo